lunes, 29 de noviembre de 2010

Estar Cerca De Ti (Letra de canción) 2007


Después de tantos años, seguir enamorado, es toda una proeza capaz de eclipsar viejas desavenencias, minucias inconsistentes que no enturbian la belleza del mar de mis sentimientos. Donde nuestras almas se sumergen y entrelazan, comulgando con mí empeño en hacerte comprender, que no existe mejor sueño, que estrecharte entre mis brazos hasta el amanecer.

Tu cariño me hace fuerte, reconforta y palidece las dudas incoherentes que plantea la adversidad, esa temida incertidumbre tan difícil de ignorar. Teniendo en cuenta lo que digo, se puede deducir, que no concibo una vida en la que no estés junto a mí. Que insulso seria todo si eso fuese así. Ya que estar cerca de ti, lo hace todo posible, derriba barreras invisibles que ignoraba que habitaban en mí. Y es que estar cerca de ti, es desear abrazarte muy fuerte, es desear besarte y decirte: Quiero envejecer junto a ti.

El transcurrir del tiempo ha erosionado las asperezas que en un primer momento amenazaron nuestra amistad. Puliendo dichas impurezas, en el marco de lo cotidiano, hoy nos cogemos de las manos, caminando si mirar a tras.

Ante las puertas del destino forjamos el camino, porque en este sendero que lleva a la eternidad no deseo más compañía que la que tú me puedas dar. No hay mejor aliada en este viaje, ni mejor rumbo que tomar.

Conviviendo juntos, te veo salir y entrar, pululando por mi entorno con la mayor naturalidad porque te sabe querida y aceptada sin más. Y eso es algo bueno, te lo puedo asegurar, porque siendo quienes somos sin tener que cambiar nos hace transparentes, frente a frente, sin nada que ocultar.

Y es que vivir así, lo hace todo más fácil, nos libera de ataduras absurdas que nos llenan de dudas y enturbian el sentir. Y así, junto a ti, me despojo de crisis preanunciadas, te miro si miedo a la cara y afronto mi destino siendo feliz. 


 
yrunay@gmail.com © Marco Antonio Santana Suárez

viernes, 19 de noviembre de 2010

Un Entrañable Amigo

Si de verdad me amas, haz de mí un libro vagabundo. Deja que pasee libre con mis relatos por el mundo. Permite que me acaricien otras manos. No les prives de tenerme. Del goce de pasar mis páginas, abducidos por las emociones que anidan  en las historias, que habitan en mí mundo interior. Esas residentes complacientes, que se prestan generosas, a compartir mis penas y alegrías, en el trayecto que me toca, del agridulce sendero de la vida..

No cometas la atrocidad, de olvidarme en un estante apartado. De relegarme al olvido. De convertirme en pasto de insectos, humedad y polvo. No permitas que envejezca de ese modo. Solo, sin compartir miradas, sin recibir caricias, sin transmitir afecto.  Encausado, a ser reciclado antes de tiempo, sin la presunción de inocencia.  Terminando mis días, triturado y compactado en otra cosa, que, aunque útil, nunca será igual de hermosa..

No me conserves como prueba irrefutable al merito de haberme leído. Trofeo inconsistente, si otros ignoran los secretos de mi contenido. Deja que me conozcan en otras tierras y que me lean en otras lenguas. Deja que la prolongada exposición solar amarillee mis páginas, decolore mí portada, exaltando la longevidad de los matices azules y plegando mis esquinas hacia afuera. Deja que me arrugue y deteriore por el uso desmedido en el transcurso de los años. Que, al cabo del tiempo, las experiencias adquiridas, superen a las narradas. Que la impronta de cada lector quede latente en mi fachada. Déjame ser lo que soy. Un mensajero de sueños. Un portador de realidades. Un recipiente de fantasías. Una entidad pasajera que te regala un pedazo de su vida.

Si haces lo que te pido, no me olvidaras nuca, estaré siempre contigo, en un punto indefinido, donde se cruzan: vida, alma y emoción. Y si por casualidad, se encuentran nuevamente nuestros caminos, al margen de mi aspecto erosionado y desvalido, revivirás con cariño las historias compartidas, y me veras, como lo que siempre he sido, un entrañable amigo.

martes, 9 de noviembre de 2010

El Caballero Y La Luna (Letra de canción) 1995


Delirios quijotescos invaden sus sueños, glorias alcanzadas tras duros encuentros, pobre caballero que perdió su espada en duro combate contra oscuras almas.

Tendido en el suelo extiende los brazos, abre bien los ojos y también las manos, quiere a esa luna que se le ha escapado, ya no queda duda ni tampoco llanto.

Ya no queda más que mirar atrás y volver a cabalgar hacia esa nube gris para vencer a esos gusanos. Esos gusanos que corroen el cielo como hambrientas polillas van rasgando su velo. Caen al suelo mil gotas de sangre que emanan del firmamento, manchando el fino cristal de los sueños, de los sueños. Unos sueños que nacen y mueren, que luchan y pierden, que quieren sentir la ilusión de vivir en un cuerpo que está en movimiento entre vivos y muertos, entre locos y cuerdos siempre hay algo que decir, algo que sentir, algo que vivir, aunque sea el fin, aunque sea el fin.

Solo y desquiciado sueña enamorado con coger la luna con sus propias manos, romántica proeza que le seduce y le condena a ser su eterno amante aquí desde la tierra. Sucumbe ante el sueño, se tambalea, sólo ve estrellas, cae al suelo sin sentido, algo ha pasado, algo ha ocurrido, se han llevado a su amada, el cielo está vacío, que alguien haga algo pues por ella se ha batido.

Ya no queda más que mirar atrás y volver a recordar aquella noche de luz en la cual descubrió cuánto la amaba. Y desde entonces ya no puede vivir, ya no puede seguir si no está junto a ella, es así que cada noche se bate en duelo por su doncella, jugándose la vida en ello junto a otros poetas.

Unos poetas que nacen y mueren, que luchan y pierden, que quieren sentir la ilusión de vivir en un cuerpo que está en movimiento entre vivos y muertos, entre locos y cuerdos siempre hay algo que decir, algo que sentir, algo que vivir, aunque sea el fin, aunque sea el fin.

Un frío inesperado congela sus manos, miles de gusanos le han doblegado y las nubes negras el cielo han conquistado. Extraña es la victoria de este buen soldado. Dios sabe que fue grande este sacrificio, dio la vida por su amada luna enamorada y en las noches en que esta brilla acalorada el noble caballero a ella se abraza.

Ya no me queda más que mí espada desenvainar y por esa bella luna luchar junto ha otros caballeros, junto a otros poetas. Unos poetas que nacen y mueren, que luchan y pierden, que quieren sentir la ilusión de vivir en un cuerpo que está en movimiento entre vivos y muertos, entre locos y cuerdos siempre hay algo que decir, algo que sentir, algo que vivir, aunque sea el fin, aunque sea el fin.
Ilustración ©MarcoASantanaS

yrunay@gmail.com © Marco Antonio Santana Suárez

El Amor Es Siempre El mismo (Letra de canción) 1997

Un paso tras otro al andar hacia un sol que deslumbra sin más en las vísperas de un mágico sueño que acaba de empezar. 

Manos sabias tejen con tesón un destello, una proyección, un destino incierto pero prometedor. Mas allá de lo que pueda pensarse, el amor, es eterno y siempre el mismo. Al compás de un latir de corazón, nos invade, nos consume, ya te digo, esta sumisión, nos devora vivos. Y quien se puede negar a sentir su calor que nos quema y nos da un arcoiris que va del alma hacia el cielo de las más tiernas caricias y yo... No soy capaz de poder expresar lo que se llega a sentir cuando se cruza el umbral que separa los sueños de la monótona e insípida realidad.

No es nada fácil encontrar el valor para enfrentarse al verdadero amor ya que las fuerzas a veces flaquean por culpa de la indecisión.

Hay que romper esas terrible cadenas que nos oprimen, nos hieren, nos frenan porque el amor es un ente libre y no se debe reprimir ha de ser libre, por siempre, sí.

Batiendo sus alas recorre el universo se ve atraído por el vacío de corazones huecos. Sacia la sed invadiéndoles con su fuego consumiendo derruidas entrañas, renovando sueños, dándoles vida porque estaban muertos. Y no hay mejor razón para resucitar que poder sentir una vez más al amor desafiando todas las leyes, la lógica, la realidad. Y está tan bien dejarse llevar, entregarse sin miedo, sin pudor hasta el final, ya que las fuerzas jamás se agotan cuando se trata de amar por amar.

No es nada fácil caminar por las nubes sin que estas se escapen, se pierdan, se esfumen, ya que la vida también se esfuma como la brisa del amanecer. Se va sin más, sin avisar y no nos da tiempo de aprender a amar porque somos torpes en ese arte y nos cuesta cambiar, vaya que si nos cuesta cambiar.

Mas allá de lo que pueda pensarse, el amor, es eterno y siempre el mismo. Al compás de un latir de corazón, nos invade, nos consume, ya te digo, esta sumisión, nos devora vivos.

Ilustración ©MarcoASantanaS


yrunay@gmail.com © Marco Antonio Santana Suárez

viernes, 5 de noviembre de 2010

Mi Tiempo

Todos los días me levanto con una amplia sonrisa, desbordado por la ilusión que reporta la perspectiva de vivir un nuevo día.  A medida que este transcurre, la citada ilusión va menguando, victima del entorno en el que me hallo involuntariamente inmerso. Envuelto por el manto estrellado de la noche, hago balance antes de verla desvanecerse, descubriendo, que de ese día prometedor, no he podido obtener ni un mínimo de lo que me había propuesto.  ¿Dónde está mi  tiempo?... Vapuleado por las responsabilidades y los compromisos, este turista accidental, es arrastrado por el caudaloso río de las necesidades ajenas. Atado al mástil de su compasión y comprensión hacia los demás. Pesada carga que le hunde en el fango de aquellos que gustan de recibir, pero que ignoran lo que es dar. Corren malos tiempos para las personas de buena voluntad. Ojala pudiese ser el polo opuesto de lo que soy. Así, quizá, podría eludir a los ladrones de tiempo y abrazar los anhelos que dan sentido a mi existir.

Ilustración ©MarcoASantanaS 
Safe Creative #1011057774249

martes, 26 de octubre de 2010

Volver A Casa. (Letra de canción) 2001

No dejes de mirarme de ese modo, me gusta percibir tu interés por mí, flotar en esa atmósfera que nos abraza y nos aísla de su entorno. Me llena de gozo clavar mis ojos en tus luceros, grandes, redondos, llenos de vida. Y que de tus labios brote esa sonrisa cálida, amplia, limpia y sincera.

No, no te imaginas la vida que me inyecta el estimulo de tenerte cerca. Confías en mí, dejas abierta la puerta, ¡oh, Dios!, ¿qué debo hacer ante esta propuesta?, no dudo por dudar, sólo busco respuestas. Sin decir nada se ha dicho todo, la empatía es tal que asusta, desconcierta.

Esa predisposición a apoyarme, ese estar ahí cuando me doy la vuelta, es como si siempre hubiésemos estado juntos y sin darme cuenta me veo nuevamente clavándote la mirada, abstraído por tu belleza, abstraído por tu belleza.

¿Por qué has tardado tanto en encontrarme?, de haber sabido que me buscabas hubiese dejado algunas pistas. Se te ve tan frágil y a la vez tan divertida, me pregunto qué más encierras en esa caja que escondes en el alma, objetivo principal en esta mi cruzada. Encontraré el Grial y beberé de él como lo hice antaño cuando éramos un solo ser.

Por fin he hallado la pieza que faltaba en mi rompecabezas. Nadie me lo ha dicho, tan solo lo sé. No necesito preguntas, ni necesito respuestas, sé que eres tú, con una certeza tal, que nubla cualquier atisbo de duda.

A tu lado respiro aroma a hogar. La familiaridad con la que nos tratamos, la naturalidad con la que hablamos y esta claridad de pensamiento, me hace sentir, dentro de mí, que he vuelto a casa y de ella no volveré a partir. Y de ella no volveré a partir.

Ilustración ©MarcoASantanaS

yrunay@gmail.com © Marco Antonio Santana Suárez

Ser Quien Soy (Letra de canción) 1997


Hoy, amor, no puedo luchar, me fallan las fuerzas, necesito escapar. ¿Por qué me atormento sin necesidad? Quisiera ser malo para poderte odiar, pero no me quedan ganas más que de olvidar, y es que es tan, tan difícil volver a empezar, subir los peldaños de la eternidad, y abrazar a la diosa de la libertad, mi musa anhelada, mi Afrodita, mi bien, la luz de mi vida, la que me guía hacia el mar, tan azul, tan inmenso, tan bello, y al final no me queda nada, más que lamentar que soy un soñador, que nunca aprenderá a ser más impulsivo a la hora de amar. Quizá sea mi condena, mi sino, que más da. Estoy en un laberinto y no puedo escapar.

Ríes y danzas ante mi condena, llevas las riendas de mi corazón, y yo me revelo porque no soporto que cortes mis alas, mi vuelo hacia el sol. Soy digno de amar porque no traiciono y me consta que soy honesto al amar, pero temo hacer daño a quien me desea y eso me encadena me roba libertad.

Ser quien soy o sólo ser la marioneta que danza a tu son. Ser quien soy o sólo ser una persona cansada que sólo sabe ceder. Ser quien soy o sólo ser menos de la mitad de lo que pude llegar a ser.

Hoy, ya vez, no puedo seguir. Las dudas me ahogan, me mata fingir que aún sigo siendo un hombre feliz. ¿Por qué continuar con esta rutina? He de rebelarme contra su doctrina, que se alimenta de mis horas, que me roba la vida. No soy quien tú piensas, ni finjo, ni lo intento, olvida el pedestal. No soy un ídolo muerto. Soy una persona que escapa de tus tormentos, tu inseguridad, tu falta de cordura; que Dios me proteja si fallo en el intento de ser yo mismo, no uno de tus proyectos, arcilla en tus manos para aplastar en cualquier momento, y morir sin saber si el amor es algo bueno, y morir sin saber si merecía el esfuerzo.

Ríes y danzas ante mi condena, llevas las riendas de mi corazón, y yo me revelo porque no soporto que cortes mis alas, mi vuelo hacia el sol. Soy digno de amar porque no traiciono y me consta que soy honesto al amar, pero temo hacer daño a quien me desea y eso me encadena me roba libertad.

Ser quien soy o sólo ser la marioneta que danza a tu son. Ser quien soy o sólo ser una persona cansada que sólo sabe ceder. Ser quien soy o sólo ser menos de la mitad de lo que pude llegar a ser.

Ilustración ©MarcoASantanaS


yrunay@gmail.com © Marco Antonio Santana Suárez

lunes, 25 de octubre de 2010

Canción: Como Jamás Te Amé 2001 4/C


Mírame y verás que no soy perfecto que errar es normal en mí. No es fácil decir lo siento aunque mí objetivo sea hacerte feliz. No me recuerdes que el orgullo es un mal aliado, ya que hoy, como puedes ver, intento derrotarlo y apartarlo para que tú me puedas ver. Mira que me rompe el corazón saber que te he perdido, más ahora has de entender que si me llamas volveré contigo, y ten presente que te amaré como jamás te amé. Como jamás te amé, así te amaré, como jamás te amé. Como jamás te amé, como jamás te amé, así te amaré como jamás te amé.

Tan solo lucho por lo que una vez fue mío aunque el concepto de poseer pierda sentido, que voy a hacer, prometo amarte como jamás te amé. Juro que nada romperá esta promesa ya que de los errores se termina por aprender, y aunque el camino no sea fácil sortearé los obstáculos hasta alcanzarte, mientras sueño con tu sonrisa en un cálido abrazo que me hará renacer, ya que si me llamas volveré contigo, y ten presente que te amaré como jamás te amé. Como jamás te amé, así te amaré, como jamás te amé. Como jamás te amé, como jamás te amé, así te amaré como jamás te amé.

Ilustración ©MarcoASantanaS

yrunay@gmail.com © Marco Antonio Santana Suárez

Acariciar Tu Corazón (Letra de canción) 2002




Sólo soy lo que ves, un simple cantautor, un hombre, una guitarra, un poema, una voz, abrazado a su instrumento entonando una canción. Soy el eco de las salas de poca audición, donde las birras y el bullicio nos nutren y dan calor alimentando la velada a golpes de corazón.

Y hubo un tiempo, en el cual, solía soñar con alcanzar cierta posición en el mundo de la canción. No obstante, los sueños, sueños son. Ahora me limito a vivir y a disfrutar del ambiente que crea la brisa, la riza y mi gente en atmósferas distendidas donde las miradas sinceras hacen migas. Y el valor de esos momentos no tiene precio. La intimidad, el cariño, lo cotidiano, todo eso, me impregnan de su aroma que en verdad vale más que cualquier sueño. Pero las musas inclementes me atormentan noche y día, taladran mi cabeza la llenan de poesías me recuerdan que soy un transmisor de sus alegorías. Y aquí me tienen, me guste o no, dando rienda suelta a esa ebullición de sentimientos, historias e ideas que las musas incrustan en mi sesera.

Más, quién soy yo para negarme a esas peticiones, delirios inocentes sin malas intenciones, que me enriquecen y me encumbran cuando escribo e interpreto mis canciones. Y hoy te las brindo con mi estílo peculiar, sin ánimo de lucro, sin gloria ni ambición, pues sólo anhelo llegar a acariciar tu corazón.

Ilustración ©MarcoASantanaS

yrunay@gmail.com © Marco Antonio Santana Suárez