domingo, 1 de agosto de 2010

Amistad


Todos sabemos, que somos náufragos en un mar de gente, pero, no nos percatamos de ello, hasta que, en un momento dado, aquellos en los que nos apoyamos, esos que consideramos íntimos, deciden dejarnos de lado. Así es, nada es eterno, las personas entran y salen de nuestras vidas con una rapidez pasmosa. Lo que fue un gran amor o una amistad inquebrantable, se evapora en cuestión de segundos, dejando, el amargo vacío de lo que hubo latente en nuestras almas. Un vacío, que nos hace volver la vista atrás, hacia tiempos mejores, donde la amistad, predominaba por encima de todo, deseando hallar consuelo en ellos. Un consuelo que no llega, porque el pasado es traicionero. Este, se limita a estamparnos en las narices el peor de los recuerdos. El momento en el que la plaga de los intereses lo corrompió todo. El triste instante, en el que, el todo, se convierte en nada, la confianza se extingue, las miradas se evitan y las sonrisas, se disfrazan.
Ilustración ©MarcoASantanaS 
Safe Creative #1009057246996
yrunay@gmail.com © Marco Antonio Santana Suárez

No hay comentarios:

Publicar un comentario