domingo, 1 de agosto de 2010

Confesión



Quererte es tan fácil que asusta. Una sonrisa tuya me basta para amarte, sin embargo, que difícil se me hace llegar a ti. Mantener fija la mirada, reflejarme en tus pupilas, esbozar unas palabras, que a fin de cuentas, no son nada, comparadas, con los sentimientos que anidan en mí alma.
Ilustración ©MarcoASantanaS 


No hay comentarios:

Publicar un comentario