domingo, 1 de agosto de 2010

La Cuca


En algunas zonas de Canarias, se tiene por costumbre, llamar al miembro masculino “Cuca”. Frases como “Tápate la cuquita mi niño” o “Lo has chingado todo con la cuquilla” son muy habituales. Igualmente, el citado nombrecito, es usado para referirse a las cucarachas. Por ejemplo: “¡Mira! ¡ Una cuca”!.

Cuando mi hijo de seis años tenía tres. Coincidimos con uno de esos insectos a la salida de un aeropuerto. Mi mujer al verlo grito - ¡UNA CUCA! ¡UNA CUCA! ¡MATALA! ¡MATALA!... Mi hijo, sin saber de que iba el tema, sobresaltado, se apresuro a protegerse sus partes con las manitas, mientras me miraba con los ojillos desorbitados gritando: - ¡NO! ¡MI CUCA NO! …

A partir de ese día, por razones obvias, nos vimos obligados, a abandonar la tradición de usar la palabra “Cuca” para referirnos al miembro masculino. En su lugar, hemos adoptado la versión inglesa “Güili”. A mi hijo, le ha llegado a gustar tanto la idea, que ha hecho de “Güili” su mejor amigo. Y ello, todo sea dicho de pasa, me ha llevado a entender el origen de una de las quejas femeninas más habituales: “¡Está más enamorado de su miembro que de mí!”.
Ilustración ©MarcoASantanaS  


 
yrunay@gmail.com © Marco Antonio Santana Suárez

No hay comentarios:

Publicar un comentario