domingo, 5 de septiembre de 2010

La Larva



Con la misma facilidad que desciende a los infiernos asciende a los cielos. Así es esta larva, que muta, refugiada en su crisálida. Asomada, discretamente, a este universo vuestro, encrucijada de redes, por las que circulan, mensajes inundados de bellas emociones. Observa y aprende. Despacio, como es propio en su naturaleza, pero sin pausa, ya que, es consciente, de que, hoy por hoy, no se le puede valorar en su justa medida. Aun así, le consta, que con el tiempo y sin esfuerzo, llegarán a apreciarla, como nunca pensaron que llegarían a hacerlo.

Ilustración ©MarcoASantanaS 


1 comentario:

  1. Poético y reflexivo pensamiento, que refleja un trozo de la vida de casi todos nosotros.
    Un beso grande para la patrulla y otro muy especial para tí.

    ResponderEliminar