lunes, 25 de octubre de 2010

Aun Sigo Siendo Yo (Letra de canción) 2003



El alma es intemporal. No conoce el desgaste del tiempo, ni se deja amedrentar por él. El cuerpo es una carcasa que se deteriora con las inclemencias del transcurso de los años. El alma es la ascensión a lo divino. El cuerpo es la prisión que la reprime, el lastre que la frena, el ancla que la limita. Que desalentador resulta ver mermar el estado físico, a un después de haber tomado conciencia de la inmensidad del todo que nos ampara y nos rodea. A fin de cuentas, no dejamos de ser entidades terrenales, temerosas de lo desconocido, curiosas insaciables e inexplicablemente valientes a la hora de afrontar nuestra ineludible muerte. Nuestro apego a lo terrenal nos nubla la razón. Nos hace creer que lo externo, lo tangible, lo visible es lo único que es cierto. Lo terrenal es la llave que da dos vueltas al cerrojo que nos priva de la auténtica libertad. Y el alma, al verse retenida en ese habitáculo, grita aterrada a trabes de las ventanas de la mirada, anhelando ser atendida y reconfortada por otras entidades igualmente atrapadas. Sí, aun sigo aquí. Aunque no lo creas sigo siendo el mismo.

Aunque mi cuerpo ya no sea el que era sigo siendo yo. Sí, aun sigo aquí, aunque te cueste aceptarlo. Aunque no consigas hallar en mi al adolescente que una vez te amo. Sí, aun sigo aquí. Embriagado por los mismos sentimientos que una vez afloraron en mí. Sí, aun sigo aquí. No dejes que tus ojos te engañen. Soy el chico que te enamoro. Soy el chico que aún te dice. Tomando tu mano en su corazón: - Te quiero, te quiero, te quiero… (Bis)

Ilustración ©MarcoASantanaS 

No hay comentarios:

Publicar un comentario