viernes, 5 de noviembre de 2010

Mi Tiempo

Todos los días me levanto con una amplia sonrisa, desbordado por la ilusión que reporta la perspectiva de vivir un nuevo día.  A medida que este transcurre, la citada ilusión va menguando, victima del entorno en el que me hallo involuntariamente inmerso. Envuelto por el manto estrellado de la noche, hago balance antes de verla desvanecerse, descubriendo, que de ese día prometedor, no he podido obtener ni un mínimo de lo que me había propuesto.  ¿Dónde está mi  tiempo?... Vapuleado por las responsabilidades y los compromisos, este turista accidental, es arrastrado por el caudaloso río de las necesidades ajenas. Atado al mástil de su compasión y comprensión hacia los demás. Pesada carga que le hunde en el fango de aquellos que gustan de recibir, pero que ignoran lo que es dar. Corren malos tiempos para las personas de buena voluntad. Ojala pudiese ser el polo opuesto de lo que soy. Así, quizá, podría eludir a los ladrones de tiempo y abrazar los anhelos que dan sentido a mi existir.

Ilustración ©MarcoASantanaS 
Safe Creative #1011057774249

No hay comentarios:

Publicar un comentario