viernes, 27 de abril de 2012

Amar


Te inculcan, desde pequeño, que amar es dar sin esperar nada a cambio. Y haces lo que te enseñan, porque no conoces otra cosa. Das todo lo que tienes y más, siguiendo el protocolo marcado. Hasta que no te queda nada. Aun así, no es suficiente, siguen esperando más de ti. Llegas a un punto, en el que comprendes, que el amor no basta para hacer funcionar las cosas con un cierto grado de equilibrio. Amar por amar, es un suicidio prolongado en el tiempo. Una tortura innecesaria para el alma. Un pozo sin fondo al que lanzas lo mejor de ti, dándolo por perdido. Malgastas lo que te engrandece, lo que te dignifica y te abandonas a la deriva. Vacío, hueco, sin ánimos de remontar. Adoptando el pensamiento de una ameba y haciendo lo que se espera de ti, sin cuestionar nada. Hacer lo contrario seria un sacrilegio. Abandonar esa doctrina, te convierte en el malo de la peli. Y claro, aun sabiendo, que el malo suele ser el tipo más carismático de la historia, no dejamos de tener presente, que al final, siempre muere. Y nadie quiere morir siendo recordado por sus incorreciones. Todos deseamos ser santificados ante el mundo. Perpetuar lo mejor de nosotros mismos. Por ello, no nos salimos del guion. Actuamos lo mejor que podemos, sonreímos a la cámara y aquí no ha pasado nada.

Ilustración ©MarcoASantanaS 

2 comentarios:

  1. En El Zardo, medianías de Gran Canaria, ayer y hoy día 3 de mayo ha habido unos días preciosos, luminosos, tranquilos, suaves. El amigo Marco se hace reflexiones profundas, en realidad todos actuamos, todos somos actores, todos representamos un papel. Pero este blog humilde entra muy bien.

    ResponderEliminar
  2. Los viajes en botella, son los más adecuados para sacar a flote las reflexiones que no compartimos habitualmente. Así, llegas al que desea escucharte sin molestar al que no te quiere oír. ;-)
    Me alegra que te guste el blog. Un cordial abrazote.

    ResponderEliminar