miércoles, 23 de mayo de 2012

Peligros


El problema de dejar volar la imaginación, es que una vez que empiezas ya no puedes parar. Las ideas te bombardean en todo momento, sin horario ni calendario. Sin dar tiempo a expresar unas antes de ver surgir otras. Cayendo sobre ti en una sucesiva lluvia de flases que te transportan a años luz de la realidad. Corriendo el riesgo de ser abducido por esos mundos paralelos, haces un esfuerzo soberano para no dejarte arrastrar complaciente por esa sugerente evasión sin retorno, más allá, del tedioso mundo en el que habitas.

Como veis, este viaje en botella, en el mar de la vida, no está exento de peligros. Requiere más pericia de la que se intuye a primera vista. La mar, sea del tipo que sea, es traicionera. Cualquier navegante que se precie de serlo os lo puede confirmar. Por ello, conviene ir ligero de equipaje, ya que, el exceso de carga en cualquier viaje acarrea más inconvenientes que beneficios. Eso sí, si te animas a embarcarte en uno como el mío, los pájaros en la cabeza son imprescindibles. Son la fuerza motriz que te predispone a tomar rumbo hacia el reino de los sueños. Pero cuidado, el número debe ser moderado, no sea que lluevan sobre tu cabeza, algo más que ideas.

Peligros, peligros, peligros. Nunca nos libramos de ellos. Lo mismo da que estés en un reino u en otro. Si no te andas con cuidado puedes acabar en el lugar menos insospechado. Este navegante puede dar fe de ello. Porque vive reinventándose constantemente. Remodelándose una vez se retiran las mareas tras dispersar sus partículas entremezcladas con los granos de arena revueltos en su espuma. Recogiendo sus pedazos e invocando, sin avergonzarse, al espíritu de Mister Potato, porque no hay nada desdeñable en ser asesorado en la reconstrucción por un profesional en la materia.

Reciclarse es prioritario, es más que necesario, es imprescindible, y en consecuencia, perfectamente viable ante cualquier contratiempo crítico.

Ilustración ©MarcoASantanaS 
Safe Creative #1205231689904
yrunay@gmail.com © Marco Antonio Santana Suárez

1 comentario: