sábado, 29 de septiembre de 2012

La Mia Testimonianza il Mio Bambino. Di Dolores Corona

Quando si aspetta un figlio e sempre una bellissima esperienza. E non vedi l'ora. Finalmente il giorno e arrivato eri e sei bellissimo, gia da piccolo eri ostinato prepotente e ti faccevi rispettare. Avevo capito che non sarebbe stato facile, poi un bel giorno, entro alla scuola materna tutti lo volevano bene tutti chiedevano di Miki quando ti ammalavi chiamavano per sapere cosa fosse successo perche gli mancavi, le tue risate, le tue biricchinate, la tua simpatia!! E si eri e sei eccezionale. Ti inventavi di tutto pur di fare il pagliaccio e questo non ha fatto altro che portarti tanti amici. Quando finalmente la materna fu terminata te avevi tanti sogni, tante speranze, ed io con te. Mi disse: mamma ora sono grande, saro tanto bravo a scuola vedrai. Ti portero tanti bei voti. Ti voglio bene mamma! Ma non fu cosi. Iniziarono i primi problemi le lettere!  La lettura e poi i calcoli! La maestra era furente. Suo figlio! Maleducato! Immaturo! Non fa altro che disturbare la classe! Disordinato! Risponde! E isolente! io lo sbatto fuori dalla classe se risuccede! io mi domandai: ma a solo 6 anni. mha! E cosi fu! Pultroppo per non aver portato un compito dimenticandolo di scrivere fu punito messo sulla cattedra! Da solo diffronte ai compagni. La pultroppo x la paura e la vergogna fece la pipi nella cattedra della maestra! Apriti cielo fu mandato fuori solo dopo che aveva pulito tutta la pipi dalla sedia e la rimase a piangere senza poter fare nulla! Fui chiamata solo piu tardi dalla bidella. Grazie a una segnalazione di una mamma che andava la per caso. E non mi disse nulla solo " portami via mamma non lasciarmi qua! io sono cretino non capisco. La situazione non fu facile stima zero! Piangeva in continuazione! Scalciava e diventava ogni giorno piu aggressivo! I insegnante pultroppo non fu di aiuto anzi peggioro tantissimo la situazione e le fece di tutto! Asino ti metto le orecchie in testa, buono a nulla, sfaticato, tanto ti boccio! E tutti i bambini fuori", michele viene bocciato, michele viene bocciato," con l imbarazzo dei genitori! E michele che non voleva piu andare a scuola! Emarginazione fu la conseguenza di tutto. Un giorno preoccupata passai dalla scuola era ricreazione, tutti giocavano Miki non c era inizio. A fare domande ma dove? entrai panico. La maestra e lei qua! Si dove e mio figlio! Era sotto un albero da solo con le lacrime agli occhi! Mamma portami via e cosi fu, stava iniziando la mia battaglia che ora communque continua. Cambiato di scuola ando molto meglio. Con l aiuto di 2 splendide insegnanti! Ma ormai il danno fu fatto! Povero figlio mio quante lacrime ha versato per il male fatto da 1 persona incompetente e io non potevo fare nulla. Abbiamo fatto tanta strada e ora combatto per lui guai a chi me lo tocca non permettero piu a nessuno di farle del male gratuito tutto perche. E dislessico. Ti amo sei la mia stella piu bella e preziosa io per te ci saro sempre amore mio! Forza piccola stella. Ogni giorno diventi sempre piu luminoso e questo sara per sempre! La tua mamma Dolores!


Ilustración ©MarcoASantanaS

Si eres disléxico, Padre, Madre o pariente de disléxico y deseas compartir tu experiencia, no dudes en enviármela al siguiente correo: blogunhombreenunabotella@gmail.com Poniendo en asunto la palabra “Testimonio” y yo la publicaré en mi blog para que no caiga en el olvido.

Del mismo modo, si eres un profesional en dicho campo, no te cortes en enviarme, tus opiniones u observaciones sobre los casos publicados al mismo correo: blogunhombreenunabotella@gmail.com Poniendo en asunto la frase “La Voz Del Profesional” e igualmente serán publicadas en mi blog.

La invitación está hecha. Ahora depende de vosotros hacer que la iniciativa salga adelante. No olvidéis que somos más de los que creemos. Ayudándonos a nosotros mismos, ayudamos a los demás. Entre más se hable de la dislexia, más resonancia tendrá en los medios. Uniendo nuestros testimonios, quizá, creemos un solo testimonio. Un testimonio con la relevancia suficiente para ser oídos por aquellos que, sencillamente, no saben viajar en botella.

martes, 25 de septiembre de 2012

Allí Donde Nacen Los Sueños • La Esfera

Capitulo 6 http://marcoasantanas.blogspot.com.es/2012/07/alli-donde-nacen-los-suenos-el.html
Como una blanca muñequita de papel desplazándose velos sobre una cartulina negra, corre una niña asustada por una superficie inexistente de una realidad inconclusa, en un punto indeterminado de la fría oscuridad.
En su cabecita, aun resuenan los ecos de las últimas palabras que intercambió con su madre:

"– ¡Corre pequeña, corre y no mires atrás! – ¡Pero yo quiero estar contigo! – ¡NO! ¡MI CIELO, NO! ¡AHORA CORRE!..."

Sin aliento, cae de rodillas, respirando aceleradamente mientras mira a su alrededor en busca de alguna señal que le sirva de referencia para huir de estas tinieblas. Desafortunadamente no halla nada. Desalentada, se tumba en el frío y oscuro suelo, tarareando una melodía que aprendió de su madre y fantaseando, como solo los niños saben hacer, con la compañía de su progenitora en un universo de risas y afecto más allá de este reino desolador.

En un momento dado, ve por el rabillo del ojo, un destello diminuto, casi imperceptible, desvanecerse en la distancia. Receptiva, gira la cara y clava la mirada en la densa oscuridad. Espera unos tensos segundos y ¡voilá!, el destello vuelve a aparecer. Sin titubear, se pone en pie, y sin apartar la vista del objetivo, reanuda su carrera, rumbo a su encuentro.

Incombustible, acelera su marcha desbordando ilusión e ingenuidad ante la expectativa de libertad que esta le brinda. No obstante, al menguar notablemente la proximidad entre ambas, la citada posibilidad se evapora. Revelándole, que el origen de dicho destello, no es otra cosa, que una enorme esfera cristalina que levita suspendida en las tinieblas.

Decepcionada, se derrumba, llorando amargamente por todo lo acontecido. – ¡MAMÁ! ¡MAMÁ! – Grita desahogando el cúmulo de tensión que la carcome por dentro.

¿Que sucede criatura? ¿Te has perdido? – Pregunta una voz femenina dulce y melodiosa, procedente del interior de la esfera. La niña, quedándose inmóvil como si así no pudiesen verla, cesa su llanto al instante. – No te asustes, no voy a hacerte daño. – Aclara la voz. – ¿Quién eres?... – Interroga la pequeña. – Soy una prisionera, la semilla que dio origen a este lugar, el núcleo del Nexus, la Reina Madre de las especies que han brotado en él. – responde la voz sin hacer pausas. – ¡Cuantas cosas…! – Murmura la niña con asombro y añade: – Yo tuve una mamá, pero un hombre malo la mato...Lo lamento. – Apura la voz, interrumpiendo como si estuviera al corriente de ello y prosigue: – ¿Por eso vagas sola por mí reino?¡Sí!… – Responde la niña desconcertada. – Yo también estoy sola – Confiesa la voz – Pero eres una mamá y las mamás tienen hijos. – Deduce la niña en voz alta con suspicacia, a la vez que intenta, en vano, averiguar quien se esconde en el interior de la esfera. – Sí, así es, pero yo no puedo concebir hijos del modo en que quisiera y eso me hace sentir muy sola. – Se reprocha la voz con profunda tristeza… – No estés triste, eres buena y dulce, si quieres puedes ser mi mamá. – Concluye la pequeña conmovida, dejando de tantear a su interlocutora – ¡Ja, ja, ja…! – Ríe la voz antes de declarar satisfecha: – Tu inocencia es una delicia, para mí sería todo un honor tenerte como hija. ¡Ven! entra conmigo en la esfera. – Ante el entusiasmo de la invitación la pequeña duda, y frunciendo el ceño pregunta: – ¿No me harás daño, verdad?No, no te lo haré. – Le asegura la voz con simpatía – ¡Vale! – Acepta la niña como si tal cosa y agrega: – Deja que te vea antes de entrar. – De acuerdo… – Dice la voz mientras la esfera se enciende como una bombilla, exhibiendo en su interior, a una mujer desnuda de una belleza sin parangón. La cual, sentada en posición de loto, despliega, para mayor lucimiento, dos enormes y coloridas alas con forma de hojas de parra.

Sin dejar de observar a la niña, con unos hermosos ojos rasgados de pupilas color rojo encendido, le pregunta con ternura: – ¿Te gusta el aspecto de esta Reina Madre?... – Y la pequeña le responde encantada – ¡Sí! ¡Eres muy bonita, me gusta mucho tu melena verde, y tu piel blanca, es como el color de la luz!Ja, ja, ja… – Vuelve a reír, la Reina, mostrando unos enormes y afilados colmillos – No sabía que la luz tuviera color. – Comenta a su nueva hija – ¡Pues ahora lo sabes! – Sentencia la pequeña orgullosa de si misma: – ¡Creo que tienes mucho que aprender! ¡Pero no te preocupes, he decidido quedarme contigo, ahora no estarás sola, yo cuidaré de ti! – Continúa la pequeña haciendo que las risas de la Reina se eleven y retumben en lo alto como si se hallaran bajo una bóveda – Es usted muy gentil señorita y le estoy muy agradecida por ello. – Le corresponde la Reina halagada. – ¡Lo sé! – Finaliza la niña, metida en su papel de infanta, antes de preguntar: –  ¿Cómo entro en la esfera?... – Pues, entrando... ¡Dame la manita! – Responde la Reina extendiendo el brazo hacia ella. Encogiéndose de hombros, la niña, atraviesa la pared de la esfera con su corto y tierno brazo, como si esta no existiera, y estrecha su manita regordeta con la pálida mano de dedos afilados de la Reina, la cual, tira de ella con suavidad, ayudándola a entrar.

Una vez dentro, su entorno cambia. Ni por asomo resulta ser lo que esperaba. Sentada en el regazo de la Reina, lo observa todo sin perder el más mínimo detalle. Lo que creía que sería un espacio esférico, reducido y claustrofóbico, se muestra ante ella como una enorme y esplendorosa sala circular. Formada por doce portales góticos, de cuyos arcos brota una sustancia líquida que desciende por los mismos a modo de cascada de agua cristalina. Divididos entre si, por unas gruesas columnas corintias que se elevan suntuosas, desdibujándose, por momentos, en un ligero vaho aromático omnipresente en la estancia, y sosteniendo sobre sus relucientes ábacos, una gigantesca cúpula románica  completamente cubierta de coloridos frescos de una belleza celestial.

¿Quiénes son? – Pregunta la niña con la mirada clavada en ellos. – Melíferas, cientos de ellas, felices en su entorno natural, desempeñando funciones propias de sus vidas cotidianas. Ecos de un pasado glorioso hoy perdido en la alborada de los tiempos. – Responde la reina con la mirada ausente. – ¿Y esas fuentes que nos rodean? – Continúa la niña sin perder la espontaneidad. – Son los doce portales del Nexus. Tú, pequeña mía, has entrado por ese, el portal de la Oscuridad. – Le cuenta la Reina señalando un portal en el que la sustancia líquida brota turbia. – La chiquilla, maravillada, sin cerrar sus enormes ojos verdes ni para parpadear, susurra. – Si ese es el portal de entrada ¿cual será el de salida? – y la Reina le aclara arrullándola entre sus brazos: – ¿Que te hace pensar que hay una salida?...

Ilustración ©MarcoASantanaS


miércoles, 12 de septiembre de 2012

De Mudanza


Hola, aquí me tenéis de vuelta. No es que haya estado disfrutando de unas placidas vacaciones, que es lo que me hubiese gustado. El motivo de mi silencio se ha debido a un traslado de domicilio. ¡Estoy molido! Tengo agujetas hasta en las cejas. Hay que ver la cantidad de cosas que llegamos a acumular en nuestras viviendas. No nos damos cuenta de ello hasta que nos vemos obligados a trasladarnos a otro sitio. Y en ese preciso momento, es cuando comprendemos que ya no tenemos edad para cargar furgonetas con nuestros enseres porque el cuerpo no acompaña. En consecuencia, empezamos a plantearnos seriamente el asentarnos en un lugar, el que sea, definitivamente, dejando la incertidumbre de la vida nómada a las nuevas generaciones que vienen empujando con fuerza.
En esta proeza de tiempo milimetrado, lo más latoso ha sido llevarme el sofá. Si hubiese podido recordar como demonios conseguí meterlo en el piso me hubiese resultado más fácil sacarlo. Me las vi y me las desee para pasarlo por un pasillo terriblemente estrecho. Que pesadilla, prefiero no recordarlo. Pero claro, no podía irme y dejarlo abandonado en ese lugar. Ese sofá y yo hemos vivido grandes momentos juntos.
Muchos estarán deacuerdo conmigo en que es el enser más importante para un hombre. Se podría decir, que este, es su mejor amigo. Aunque todos crean que ese lugar de honor lo ocupa el perro.
El sofá, es el primer lugar al que nos dirigimos al llegar a casa. Reposar en él tras una larga jornada laboral es cien veces mejor que la cama más confortable. Desde él, disfrutamos de la programación televisiva. Ya sea solos o en compañía. Los amantes de los deportes, saboreando una cervecita bien fría con sus colegas, y los que preferimos el cine, disfrutando de una buena película junto a los seres queridos con un enorme cuenco lleno de palomitas.
Por otro lado, para los más salidillos, el sofá, es el lugar perfecto para iniciar una incursión con alguna invitada que se preste a ello. La cama, en estos casos, puede llegar a ser contraproducente. No es lo mismo invitar a una chica a sentarse en el sofá que invitarla a sentarse en la cama. Digamos que, aunque las intensiones no varíen, el asunto de la cama despierta incomodas suspicacias que eclipsan la sutileza del momento.
En caso de ser sorprendidos en faena con la invitada, siempre se pueden esconder detrás de él, pues, el armario, que suele ser el más usado en estas delicadas situaciones, es, más bien, para los que son pillados de faena en casa ajena.
El sofá, amigos míos, es el lugar dónde nos sentamos con nuestras esposas cuando el humor les acompaña y el lugar donde dormimos cuando el humor no las acompaña. Pura física elemental. Si tuviéramos que calcular el tiempo que un hombre pasa con su sofá, el resultado, probablemente, seria la mayor parte de su vida. Y si, como bien es sabido, el rose hace el cariño, este, lleva ineludiblemente a la amistad. De ahí mi convencimiento. Claro, los que tienen perro podrían decir que sus mascotas les acompañan en igual medida. No lo pongo en dudo. Pero no podemos ignorar, que cuando las mascotas, en cuestión, se tumban a los pies de sus amos, estos, hace rato que se han sentado en sus apreciados sofás.
En base a lo expuesto y a lo que probablemente se me haya quedado en el tintero, la probabilidad de abandonar mi sofá a su suerte era una opción indiscutiblemente inaceptable. Eso si, la próxima vez que tenga que hacer una mudanza, probaré primero a transportar los enceres en mi estimada botella. Quizá, así, el asunto del sofá sea menos traumático y, quien sabe, hasta podría ahorrarme algo de dinero.

Un cordial abrazote para todos.