jueves, 28 de febrero de 2013

Dislexia: Una Aportación de Justina Velasco

Estoy apuntada a un foro sobre disléxia de inglaterra, ya que Juan de 10 años tiene dislexia y va a un cole bilingüe, y me gusta saber sí puedo ayudarle de alguna manera en ese idioma, resulta que a finales del año pasado, Katherine puso una noticia sobre un método para ayudar a mejorar con los problemas de lectoescritura en las personas con dislexia y otras dificultades a través de un software. Después de leerme toda la información en inglés y ponerme en contacto con esta empresa, me decidí a utilizar este método y debo decir que, a pesar de que no se le quita la disléxia mi hijo a subido de nivel, tanto en matemáticas como en lengua, así como, en su ortografía y caligrafía, dicho por su profesora de esas materias y la logopeda del colegio, ya que tiene adaptación curricular, en contrapartida en inglés aunque a mejorado no a subido, pero sí que se le ve con más confianza y más ganas de seguir luchando, al costarle menos leer, entender y escribir, se cansa menos por lo que el trabajo en casa lo hace mejor y ya no necesita tanto mi ayuda. El tratamiento se hace en 8 semanas, 2 sesiones a la semana durante 2 semanas seguidas, de descanso otras dos semanas y luego repetimos lo mismo durante las 4 semanas siguientes. Si queréis más información sobre mi experiencia mandarme un e-mail o un privado y hablamos. Los milagros no existen, pero sí las buenas intenciones y el trabajo continuo.


Un saludo, Justina



Si eres disléxico, Padre, Madre o pariente de disléxico y deseas compartir tu experiencia, no dudes en enviármela al siguiente correo: yrunay@gmail.com Poniendo en asunto la palabra “Testimonio” y yo la publicaré en mi blog para que no caiga en el olvido.

Del mismo modo, si eres un profesional en dicho campo, no te cortes en enviarme, tus opiniones u observaciones sobre los casos publicados al mismo correo: yrunay@gmail.com Poniendo en asunto la frase “La Voz Del Profesional” e igualmente serán publicadas en mi blog.

La invitación está hecha. Ahora depende de vosotros hacer que la iniciativa salga adelante. No olvidéis que somos más de los que creemos. Ayudándonos a nosotros mismos, ayudamos a los demás. Entre más se hable de la dislexia, más resonancia tendrá en los medios. Uniendo nuestros testimonios, quizá, creemos un solo testimonio. Un testimonio con la relevancia suficiente para ser oídos por aquellos que, sencillamente, no saben viajar en botella.

"Allí Donde Nacen Los Sueños" Un Reto Personal

Esta es una de mis iniciativas más ambiciosas. Como me gusta decir: Un acto de pura improvisación. Un relato de Ciencia Ficción elaborado in situ, para vuestro deleite y el mio. Los capítulos están sujetos a constantes modificaciones, según el rumbo que deciden tomar los acontecimientos narrados. Vuestra expectativa también es la mía, ya que no sé de los mismos más de lo que sabéis vosotros. Es una historia que va surgiendo de la nada, a medida que voy rasgando, a golpe de teclado, el velo de la realidad. De ahí, mi interés en que todos los cabos encajen perfectamente, es una de mis preocupaciones principales en esta aventura, no debe quedar ninguno suelto.
A medida que ésta va tomando forma en mi imaginario, quito y pongo esto o aquello, empleando una redacción más aleatoria que lineal, como si estuviera elaborando un bodegón para luego plasmarlo en un lienzo. El mundo de la literatura no es mi mundo. Desconozco sus reglas, y en cierto modo, preferiría no contaminarme con ellas. Pues, por mi experiencia en otros campos artísticos, sé, que lo supuestamente correcto, obstruye la creatividad más que favorecerla. La pureza del acto innato de dejarte llevar, libre, sin ataduras, sin tiempos limite, sin críticas debatibles, etc. es la única vía posible para alcanzar los objetivos marcados.

Esta actividad de navegar por los mares de lo imaginario, me persigue desde mi más tierna infancia. De modo innato, siempre he arrastrado con esa curiosa capacidad, que mas que beneficiarme, me condena de por vida, a hacer malabares en la cuerda floja que da consistencia a la línea intangible que divide fantasía y realidad. Asomando mí cabeza al descubierto, sin pudor, en las brechas que se abren entre ambos mundos y dejándome seducir por sus vertientes llenas de infinitas posibilidades, en un acto de absoluto y embriagador abandono. Es así, que cada vez que bajo la guardia, pierdo un pedazo de realidad, un pedazo de vida, sintiéndome consecuentemente culpable, por haber perdido el rumbo, por haberme dejado seducir por el canto de esas sirenas, por perder de vista la solides del entorno que me han asignado como real y que, en teoría, me corresponde.

He ahí esa eterna dualidad, esa dicotomía que me ha privado incontables veces de adquirir la solides cultural adecuada que mis exigentes inquietudes artísticas demandan.
Por ello me pregunto… ¿Podrá un tipo como yo, al que las letras le bailan más de lo habitual, llevar a buen puerta esta propuesta?... No lo sé, pero, sin lugar a dudas, es un reto digno de ser afrontado. Y aunque las cosas que ralentizan su avance sean más de las previstas en un primer momento, aquí sigo, tozudo como una mula, al pie del timón, como es habitual en la dinámica diaria de cualquier navegante que se precie de serlo. Surcando los mares de la imaginación a bordo de una botella, acompañado de mi fiel aliada, mi guitarra, y sujeto a un timón, meramente decorativo, pero contradictoriamente necesario. Inflando mi autoestima a niveles insospechados y contaminando con ello a quien guste impregnarse de ella. 


Allí Donde Nacen Los Sueños

Capítulo 1
Capítulo 2
Capítulo 3
Capítulo 4
Capítulo 5
Capítulo 6
Capítulo 7
Capítulo 8

Ilustración ©MarcoASantanaS
No dudes en comunicarme cualquier error que halles en mi escritura. Toda contribución a mi cruzada será bien recibida. 

domingo, 24 de febrero de 2013

Dislexia: Mito o Realidad, por Guadalupe Portal

Los niños y adolescentes que presentan dificultades en el desempeño escolar y, en concreto en la capacidad para aprender a leer, a menudo manifiestan dificultades  conductuales y emocionales que interfieren con el desarrollo integral y adaptativo.

Durante varios años los paidopsiquiátras y psicoanalistas se han agrupado en dos campos: aquéllos que consideraban que los problemas de aprendizaje pueden curarse a través de la psicoterapia y del psicoanálisis, y aquéllos que opinan que los factores orgánicos que provocan estas dificultades impiden que la intervención psicoterapéutica modifique la problemática.

A fin de contar con una visión común acerca de la dislexia y las aportaciones de la teoría psicoanalítica, me parece fundamental definir lo que es este trastorno.

De acuerdo con las aportaciones más recientes (Shaywitz, 2003) la dislexia es un trastorno neurobiológico que presentan personas con capacidad intelectual promedio o por arriba de éste y, en contraste, manifiestan un rendimiento por debajo de lo esperado en la lectura, a pesar de contar con la motivación y la instrucción adecuada. Es una debilidad específica de la función yóica del lenguaje, específicamente en el procesamiento fonológico.

Las personas con dislexia, pueden aprender exitosamente a calcular, utilizar números y resolver problemas matemáticos, ya que estas habilidades no requieren de los mismos procesos cognitivos que la lectura. Es frecuente encontrar dificultades en la escritura y la ortografía, aunque estas alteraciones parecen ser independientes de los problemas de lectura. La persona disléxica presenta, entre otros, problemas en el análisis fonético de las palabras. Es un problema localizado en esta falta de conciencia fonológica más que en la comprensión del lenguaje hablado.

Se ha encontrado también que los problemas lectores son más frecuentes en los hombres que en las mujeres. Hasta el momento no se ha encontrado una explicación clara de esto. Sin embargo, se considera que existen variaciones biológicas entre los niños y las niñas que incrementan la probabilidad de que los varones desarrollen problemas de aprendizaje.

Se considera que la dislexia es una dificultad que persiste. La diferencia crónica en el rendimiento de la lectura se presenta a lo largo de la vida. Sally Shaywitz,  de la Universidad de Yale, ha realizado diversos estudios acerca del curso de estos problemas y encontró que se mantiene un hándicap en las habilidades lectoras de las personas con dislexia (fig. 1)



¿Cuáles son los procesos neurológicos implicados en la lectura? Se ha establecido que los procesos lectores se llevan a cabo principalmente en el hemisferio izquierdo que es especialmente adepto para el procesamiento lingüístico. Hay tres áreas claves en el proceso lector:  el giro inferior, izquierdo, frontal (Productor fonético), el área parietal-temporal izquierda (Analizador de palabras) y el área occipital-temporal izquierda (Detector Automático).

El productor fonético es la estructura en el que se apoyan los lectores principiantes. Permite vocalizar las palabras en voz alta o en silencio. Inicia el análisis de palabras. El analizador de palabras divide las palabras en las sílabas y fonemas que las constituyen. Finalmente, el detector automático: permite reconocer palabras a la vista. A medida que la persona se torna competente, se apoya cada vez más en este sistema.

A pesar de que no se ha demostrado que exista un daño cerebral, el desarrollo de las técnicas de neuroimagen ha permitido a los investigadores identificar áreas cerebrales especificas relacionadas con el proceso de la lectura y que se encuentran afectadas en las personas con dislexia. En la persona con dislexia existen dificultades para el acceso tanto del sistema analizador como al detector.

En la siguiente imagen se demuestran las tres áreas involucradas en el proceso de la lectura. En la segunda imagen se ilustran las zonas afectadas en la persona con dislexia.




Como resultado de las investigaciones en neurociencias, el estudio de estas dificultades desde el enfoque psicodinámico disminuyó y se colocó en un  papel secundario.

Para fines del presente trabajo, conviene dividir los problemas de aprendizaje en dos categorías: de origen neurobiológico y de origen neurótico. Por supuesto, que las dificultades emocionales pueden estar presentes en ambos. La diferencia central está en que los problemas emocionales en el primer grupo son derivados de las dificultades para aprender a leer, y son en parte, la reacción a la respuesta de los padres y maestros ante sus dificultades, mientras que en los pacientes neuróticos, los conflictos emocionales y las dificultades en la personalidad, las dificultades lectoras preceden a los problemas emocionales. Tanto los psicólogos como los psicoanalistas concuerdan en que existen factores emocionales en casos específicos de niños con problemas de lectura.

Blanchard (1946) plantea que cuando los niños tienen dificultades para aprender a leer, las actitudes de los padres y los maestros son tales, que exageran la problemática de tal manera que se convierte en una verdadera discapacidad, a lo que se denomina discapacidad inducida. Sin embargo, postula que no existe un factor único desadaptativo que explique los problemas de aprendizaje. Señala que los problemas de aprendizaje pueden ser un síntoma neurótico. Los problemas en la lectura denotan motivos inconscientes y satisfacen la necesidad de ser castigado mediante exponerse a situaciones de fracaso y crítica tanto en el ámbito escolar como familiar.

Para Stachery, la lectura representa la sublimación de tendencias orales, especialmente aquéllas con tendencias sádicas y de naturaleza destructiva. Cuando un niño no aprende a leer puede indicar fallas en la represión de estos impulsos.

Dado que la dislexia es considerada una dificultad en las funciones yóicas, específicamente en el lenguaje, Pearson (1952) considera que los problemas de aprendizaje se relacionan con la psicología del yo. Al manifestar debilidades en la función yóica de la competencia en el manejo del lenguaje, al niño con dislexia le ha sido robada una de la herramientas más importantes para el control de impulsos. De ahí que la frecuencia de problemas de conductas asociados a los problemas de aprendizaje, sea elevada. Las dificultades en la competencia lingüística deben considerarse un déficit y no una desviación. En general, este déficit se presenta en un sujeto cuyo funcionamiento superyóico es normal (Migden,1998).

La función superyóica, prácticamente intacta en estos niños y adolescentes, propicia la tendencia a presentar episodios de culpa ante sus conductas impulsivas, a diferencia de los niños psicopáticos. Sin embargo, la culpa se controla relativamente y está ligada a fantasías edípicas que involucran objetos completos, lo que los diferencia de niños con problemas emocionales severos, que presentan una ira preedípica y fantasías de autodestrucción (Migden,1998).

Migden describe que algunos niños con dislexia tienden a mostrar una reactividad exagerada específicamente ante los conflictos y fantasías edípicas debido a que durante este periodo del desarrollo las funciones yóicas basadas en el lenguaje, sustituyen las funciones sensorio motoras (Piaget e Inhelder, 1966) y cuando de acuerdo a Luria (1961) las autoinstrucciones verbales lograr inhibir la conducta impulsiva.

En parte, la hiperreactividad del niño disléxico ante los conflictos normales del desarrollo, reflejan la dificultad de moderar, mediante el lenguaje, las fantasías que rodean estos conflictos. El lenguaje es la principal vía de comunicación con otros, sirve para guiar al niño edípico a salir de el mundo de la fantasía del infante y le permite adentrarse en el mundo del discurso social. Sin embargo, el niño con dislexia muestra menor interes en el mundo comunicativo y social debido a que lo vive como ligeramente inalcanzable.  De acuerdo con de Hirsch (1975) debido a las dificultades en el desarrollo y la comprensión de las reglas fonológicas y sintácticas que subyacen la estructura lingüística, estos niños reaccionan ante su confusión regresando a la fantasía e invierte cada vez menos energía en escuchar, a menos que el mensaje sea catectizado y la verbalizaciones sean relativamente cortas.

Asimismo, el lenguaje sirve a las funciones yóicas de control de impulsos e inhibición de la fantasía mediante su papel interno de etiquetar, anticipar y organizar. Es decir, el lenguaje aunque no se utilice para la comunicación social sirve para el control de impulsos e inhibe las fantasías edípicas, contribuyendo al procesos secundario. Pensar, planear, considerar consecuencias, sopesar las alternativas y probar hipótesis son funciones dependientes del lenguaje y favorecen que el niño distinga los deseos y fantasías internas de la realidad externa. Por tanto, en niño disléxico que no comprenda totalmente los principios organizativos de la estructura del lenguaje, tiene mayor probabilidad de vivir en un mundo sin tiempo, pobremente estructurado y lleno de fantasías.

De ahí que la falta de modulación de impulsos, mediada por el lenguaje y el hecho de que están sujetos a experiencias de fracaso en la vida académica, provoca que el niño disléxico exprese frecuentemente sus deseos edípicos y la angustia de castración de una manera cruda y descontrolada. De hecho, en ocasiones dan la impresión de tener una falta de defensas represivas que puede llevar a pensar en una patología más grave.

Debido a la deficiencia en el procesamiento del lenguaje que  influye tanto en sus problemas de lectura como a síntomas parecidos a los que se presentan en el Trastorno por Déficit de la Atención, muchos de estos pacientes requieren de una intervención que incluya una psicoterapia psicoanalíticamente orientada y un tratamiento específico que atienda la problemática de aprendizaje y lenguaje.

Por otro lado,  Jarvis (1958) planteó que los problemas de lectura eran un desplazamiento como intento de resolver el complejo edípico. Existe en el niño una confusión en los roles de madre/padre. Señala que existen derivados de impulsos orales y anales en la lectura. Sin embargo, la situación de lectura puede ser asociada fácilmente con objetos peligrosos en la constelación edípica.

Giovacchini (1963) explica que si el mundo externo no brinda experiencias gratificantes en el momento de aprender ciertas habilidades, entonces ocurre un déficit que se manifiesta en la estructura yóica y posteriormente en los rasgos de carácter. Describe que cuando el niño no logra hacer algo se frustra y enoja y espera que su madre lo rescate. Si la madre lo hace por él deja de intentar y pierde la capacidad de evaluar sus propias fortalezas y debilidades. Surgen sentimientos de omnipotencia y por ello no  aprende porque aprender implica admitir debilidad. Cuando depende de la madre, pues ella ha tomado esta función, lo que resulta en funciones yóicas insuficientes

Uno de los primeros en integrar factores orgánicos con psicopatología fur Rappaport (1966). Este autor considera que el daño orgánico no es el principal causante de los Problemas de Aprendizaje. Las lesiones tempranas alteran el funcionamiento yo primario. El niño con alteraciones en el funcionamiento yóico al presentar alteraciones en la percepción, formación de conceptos, lenguaje, experimentará dificultades para interactuar con su entrono de manera adaptativa. El niño entonces no logra generar en los padres un sentimiento de orgullo sino de angustia y frustración lo que genera rechazo y sobreprotección. Tanto sus propias experiencias como las reacciones de otros producen una percepción del mundo como inseguro y amenazante. Se genera una autoimagen de ser inepto y de no recibir satisfacción por medio del reconocimiento y afecto.

En un estudio de Dudek y Lester (1968) concluyen que la ansiedad central en niños con bajo rendimiento en la latencia se relaciona con el manejo de impulsos agresivos quienes  recurren a defensas como la retracción a la pasividad, la sumisión y la formación reactiva (“ser buen niño”). Hay un bloqueo de la energía agresiva-oral y un desarrollo intelectual disparejo. Concluyen que en general, no funcionan bien en psicoterapia.

Diversos autores han propuesto más recientemente que algunos problemas para aprender se relacionan con que los padres desean inconscientemente éste particular hijo con dificultades. La madre puede tener fantasías de producir un hijo dañado lo que produce ansiedad y cualquier indicador de dificultad genera excesiva preocupación o bien la madre tiene sentimientos ambivalentes hacia su hijo y tiene una intensa necesidad de denigrarlo y devaluarlo.

Conclusiones:

Los problemas de aprendizaje y en concreto la Dislexia, se  originan principalmente en factores neurobiológicos. Estos factores resultan en un funcionamiento yóico deficiente. La interacción de los padres con hijos con estas dificultades produce  experiencias poco gratificantes, rechazo, desaprobación y sobreprotección que a su vez interfieren con el desarrollo de la independencia (función yóica)

Algunos autores plantean que los padres inconscientemente necesitan un hijo incompetente y éste a su vez cumple el deseo inconsciente de los padres.

El riesgo de etiquetar indiscriminadamente a las personas con problemas de bajo rendimiento, problemas de aprendizaje o lesiones cerebrales es perder de vista la interacción compleja entre los factores psicológicos y fisiológicos, los cuales se ven afectados de manera importante por el clima emocional y familiar.

BIBLIOGRAFÍA

Garber, B. (1988). The Emotional Implications of Learning Disabilities: A Theoretical Integration. Annual of Psychoanalysis  16: 111-128

Giovacchini, P. L. 1963 Integrative Aspects of Object Relationships Psychoanal. Q. 32[à]PAQ.032.0393A

deHirsch, K. (1975). Language deficits in children with developmental lags. Psychoanal. Study Child, 30: 95-126.[à]PSC.030.0095A

deHirsch, K.,  Jansky, J. J., &  Langford, W. S. (1966). Predicting Reading Failure.  New York: Harper & Row.

Hellman, I. 1954 Some Observations on Mothers of Children with Intellectual Inhibitions Psychoanal. Study Child 9[à]PSC.009.0259ª

Ester S. Buchholz, Ph.D. (1987). The Legacy from Childhood: Considerations for Treatment of the Adult with Learning Disabilities.  Psychoanalytic Inquiry   7: (3) 431-452



Si eres disléxico, Padre, Madre o pariente de disléxico y deseas compartir tu experiencia, no dudes en enviármela al siguiente correo: yrunay@gmail.com Poniendo en asunto la palabra “Testimonio” y yo la publicaré en mi blog para que no caiga en el olvido.

Del mismo modo, si eres un profesional en dicho campo, no te cortes en enviarme, tus opiniones u observaciones sobre los casos publicados al mismo correo: yrunay@gmail.com Poniendo en asunto la frase “La Voz Del Profesional” e igualmente serán publicadas en mi blog.

La invitación está hecha. Ahora depende de vosotros hacer que la iniciativa salga adelante. No olvidéis que somos más de los que creemos. Ayudándonos a nosotros mismos, ayudamos a los demás. Entre más se hable de la dislexia, más resonancia tendrá en los medios. Uniendo nuestros testimonios, quizá, creemos un solo testimonio. Un testimonio con la relevancia suficiente para ser oídos por aquellos que, sencillamente, no saben viajar en botella.

sábado, 16 de febrero de 2013

Allí Donde Nacen Los Sueños • El Único

La Sra. Santa, se retuerce en su lecho, presa de una pesadilla reincidente, que extiende sus tentáculos por su psique, como raíces virulentas contaminando hasta las fibras más finas de sus enlaces neuronales. Cada noche que la padece, se ve más inmersa en ella, hallándose peligrosamente incapaz de liberarse. Agita sus brazos en busca de una fuente de luz, un destello de esperanza que la libere de ese horrible reino al que se ve irremediablemente abocada. Empapada en sudor, abre los ojos de modo desorbitado, emitiendo un angustioso grito de terror. Al instante, sus seguidoras de confianza, irrumpen en el aposento. Consternadas, por el evidente deterioro psíquico de la elegida, se apresuran a protegerla de si misma. Ésta, aturdida pero despierta, ordena con tono áspero que la dejen sola. Lo cual hacen sin rechistar, salvo una, que antes de partir, se le aproxima reverente y le susurra al oído: – Ntra. Sra. Santa, ha de saber que la cuidadora de la bestia la espera en la Capilla Poligonal. – Un aire de satisfacción ilumina levemente su rostro, dibujando una estúpida mueca, a modo de sonrisa, en la comisura de sus labios. Pero no se pronuncia, inmóvil, observa como sus seguidoras abandonan la estancia.

Una vez se acallan los pasos de éstas, tras el leve zumbido de las puertas mecánicas, se pone en pie animada, recordando, el placentero momento vivido al hacer gala de su poder ante la estirada mosquita muerta de El Pilar del Cielo.

Transcurrida una hora, se persona en la Capilla Poligonal, como si tal cosa, acompañada de su séquito habitual.
Sara, la aguarda con sosiego, ensimismada en la apreciación de un bello fresco, situado en una de las paredes de la misma. En él, se observa a un ser, similar a Damian, precipitándose al vacío. Superpuesto, sobre varios rostros femeninos, en el centro de un coro de manos que, se diría, lo acogen de algún modo: – Un hallazgo fascinante – deja escapar de sus labios, abstraída en él. Sujetando, inconscientemente, sus sicodélicas gafas de pasta por una de sus patas con una de sus manos, al tiempo que analiza la textura de los trazos con la nariz casi pegada a la obra.
La Sra. Santa, convencida de que ésta se halla desprevenida, arremete verbalmente con arrogancia desmedida: – ¿Te interesas por el arte o por las leyendas antiguas?... – Pero Sara, haciendo gala de la inexpresividad que tanto la caracteriza, no se inmuta. Limitándose a sugerirle, sin despegar la mirada del fresco: – Conviene que hablemos a solas. – Esto la descompone, ya que en su primer encuentro, era evidente, que su mera presencia la contrariaba.
Tras hacer una pausa, sumida en un inquietante silencio, ordena a sus Harimaguadas que se retiren con un gesto aburrido de su mano, sin perder de vista a su misteriosa visita.
Una vez solas, Sara, rompe el hielo, dejando caer con la mayor naturalidad: – Que hermoso era bailar desnudas bajo la lluvia. – Dicho comentario, se ensarta en el pecho de la Sra. Santa como una afilada daga. Pálida, hace un amago de volverse en busca del apoyo de sus protectoras, pero al instante, recuerda que hizo que se retiraran. Terriblemente incomoda, siente palpitar su corazón de un modo denigrante para su estatus, y arrastrada por una bocanada de pura cólera, agrieta el rictus de enfado perpetuo en su bello rostro, hasta el punto de cortar el aire, inexplicablemente contenida.
Sin variar la modulación serena de su voz, Sara, continúa: ¿No soportas ser vulnerable?... Cálmate, todas lo somos.¡No voy a calmarme! ¡Exijo que aclares tu insinuación! Deja escapar la Sra. Santa encolerizada.No insinúo, era hermoso bailar juntas bajo la lluvia, pero claro, después de someterte a tantas renovaciones, ya no lo recuerdas.La Sra. Santa, hace un esfuerzo en observar con detenimiento el rostro de Sara, sin hallar en él, nada que le resulte familiar, por lo cual, aclara: Ese es uno de mis recuerdos más íntimos. Siempre dance sola, nunca en compañía. ¿Qué intentas conseguir con este juego?No tiene sentido seguir hablando. Finaliza Sara, acercándose a ella y deteniéndose a un palmo de su bello rostro. La Sra. Santa retrocede un paso notablemente desconcertada, pero Sara avanza igualmente,  manteniendo la intima distancia, mientras le hace saber:Lamento enormemente que no me recuerdes. No obstante, deseo que sepas, que tus secretos siempre han estado a salvo conmigoLuego, cogiéndole la mano con ternura, deposita en ella una mini-cápsula de información y se aleja, dirigiéndose a la salida. Sin embargo, antes de abandonar la Capilla Poligonal definitivamente, se vuelve y le pregunta:¿Aún sigues con tus pesadillas?La Sra. Santa, se ve incapaz de gesticular palabra. Si la intención de la mosquita muerta, era la de devolverle el mal trago que le hizo pasar en El Pilar del Cielo, podía darse por satisfecha. Pero Sara, no solo, no da muestras de disfrutar con su humillación, sino, que no se detiene ahí, añadiendo a lo expuesto: Lamentablemente, San, nunca te dejara en paz. Te recomiendo que visiones la mini-cápsula en la más estricta intimidad. Me pediste que te la entregara, una vez hubieses vuelto de tu décimo-quinta renovación, y así lo he hecho. ¿Y quién me asegura que no la has visionado?... Interroga la Sra. Santa, observando la mini-cápsula en la palma de su mano. Pero solo obtiene un silencio prolongado como respuesta. A razón del cual, alza la mirada con una chispa inquisidora en sus pupilas, dispuesta a taladrar el rostro imperturbable de la mosquita muerta, pero ésta, ya no está.

En tanto, en el otro extremo de la mega acrópolis Centauro, Damian, se debate en un mar de incógnitas, que arremeten contra él, haciendo añicos su sosiego. Desde la desaparición de Madre, su situación, se ha tornado susceptiblemente peligrosa. Las Harimaguadas no le gustan, y Sara, no le tiene aprecio. Por primera vez en su vida, siente pánico.¡Madre! ¡Madre! ¡¿Por qué me has abandonado?!Grita con todas sus fuerzas, dejándose caer de rodillas, incapaz de apaciguar el nudo que le oprime el pecho. No comprende porqué se siente tan mal. Abrumado por esta sobrecarga de emociones desconocidas para él, se despoja de su kimono blanco, dejándolo caer al suelo y se mete en la ducha termal. Permitiendo, que el agua salada a presión de la misma, le rocíe de arriba a bajo con fuerza, despejando, momentáneamente, su castigada mente.

Acto seguido, la puerta hexagonal se abre, pero… para su sorpresa, no es Sara la que entra. Raudo, sale de la ducha y se esconde en una zona poco iluminada de la estancia. – ¿Hola?... – Pregunta una voz femenina – ¡¿Quién eres?! – Interroga Damian desde las sombras. La atmosfera de la estancia, se enralece con un tenso silencio sostenido, que es moderado, por el quebrado sonido de la voz tímida y atolondrada de la inesperada visitante: – ¡No me haga daño! ¡Me han ordenado que le entregue su dosis diaria de licor de vida!... – Damian, dando unos tímidos pasos, sale de su improvisado refugio, desnudo y empapado. Con cientos de gotas cristalinas de agua salada descendiendo por su cuerpo, ajeno por completo al pudor inherente a la madures y clavando, sus inocentes y analíticos ojos claros, en la nueva portadora del licor.
La carga erótica de la escena, genera en la susodicha, un shock de lo más inesperado. Ruborizada y temblorosa, comienza a gritar sin tregua, dejando caer la bandeja con el licor de vida al suelo. Torpeza, que la descompone aun más, por temor a un posible castigo. Por lo que, patéticamente encogida, en una de las esquinas laterales de la puerta hexagonal, dobla su histeria, gritando con más fuerza y cubriéndose la cabeza con ambos brazos.
Damian, percatándose de que ésta, inconscientemente, obstruye con su cuerpo el cierre automático de la citada puerta, no lo duda. Suma ese fortuito detalle al desconcertante y confuso comportamiento de la misma, y saca partido del resultado. Huyendo, veloz, de su prisión dorada. Perdiéndose, en un sin fin de pasillos, diáfanos, acolchados y solitarios, con el eco de sus pies descalzos y su acelerada respiración, como única compañía.

Por puro azar del destino, coincide con un corredor que le brinda una posible salida. Al final del mismo, se planta anta una nueva puerta hexagonal de mayor tamaño, la cual, al captar su presencia, se abre sin más. Sin dudarlo, sale por ella desbocado, colisionando con algunas personas que transitaban al otro lado. La luz solar le ciega momentáneamente. Oye gritos de histeria a su alrededor, siente, que los que le rodean, se apartan de él como si portase un virus letal. Se detiene para recuperar el aliento, consciente de que es minuciosamente observado. Una vez sus ojos se adaptan a la luz, se arma de valor para afrontar su nuevo entorno. Aturdido, se descubre en el centro de un improvisado círculo de mujeres que le rodean, guardando una prudente distancia de seguridad. Alza la vista, hallando, hileras de pasillos abalconados ascendiendo por los edificios colindantes, desde los cuales, es igualmente observado por más mujeres. De hecho, mire donde mire, solo hay mujeres observándole.¡¿Hembras?!... ¡Aquí solo hay hembras!Deja escapar con asombro. Consecuentemente, un silencio opresor se adueña del momento. Cientos de rostros femeninos clavan sus miradas en él, trasluciendo emociones confusas e inestablemente favorables para su persona. Anticipándose a lo que pudiera pasar, se afana en hallar el modo de abrirse camino entre ellas y escapar. Siendo, imprevisiblemente interrumpido, por una de las presentes, que oculta entre el resto, se dirige a él telepáticamente: “¡No te muevas!”“¿Madre?... ¿Has vuelto?” Pregunta Damián con un atisbo de esperanza.“No debiste abandonar El Pilar del Cielo”Le reprocha la voz.“Pero Madre, me sentía solo y tú…”Se justifica Damian antes de que ésta le interrumpa bruscamente:“Llámame Novoa. Es tarde para explicaciones. Ahora, voy ha acércame a ti.”Abriéndose paso entre la multitud, una mujer esbelta y morena, de labios carnosos y ondulada melena negra, se adelanta imperturbable. Se acerca incómodamente a él, y alzando cautelosamente el brazo, acaricia su velluda barbilla con la mano, declarando en voz alta con la más absoluta tranquilidad:¡He aquí un hombre!Esta desafortunada revelación, genera algunos gritos histéricos y alguna que otra exclamación de asombro y desprecio radical.¿Qué está pasando?Pregunta Damian, horrorizado, a su interlocutora. Ésta, regalándole la expresión de compasión más sincera y hermosa que pudiese haber visto, se acerca más a él, y apoyando sus cálidas manos en sus desnudos y varoniles hombros, continua hablándole telepáticamente:“Sé más discreto, solo tú puedes oírme.”“¿Porqué tengo la sensación de que me has sentencia a muerte?”Le amonesta Damian.“Al contrario, aquí y ahora, eres una anomalía, y las anomalías son eliminadas sin contemplaciones. Al decirles lo que eres, he ganado tiempo a tu favor. Nunca han visto a nadie de tu sexo, salvo en los tratados de la vieja historia. Mientras la curiosidad las envélese, tienes una oportunidad para elegir”Aclara Novoa con tranquilidad“¿Para elegir qué?”...Pregunta Damian intuyendo la respuesta“El modo de morir, por su puesto. Para mí, eres una bendición, un regalo, que éstas criaturas no están preparadas para apreciar. Oí tu reclamo y vine ha ayudarte, pero tu ansia de libertad a complicado las cosas. Ya no puedo protegerte. Tal como lo veo, solo te queda elegir, entre morir a manos de estas arpías, o quitarte la vida tu mismo.”Damian, mira unos segundos al exceso de mujeres que le rodea, asumiendo, a golpe de vista, que no hay puntos débiles en el férreo círculo que forman. Deja escapar un suspiro descorazonador, que le hace sentirse abducido por un contradictorio halo de sosegante resignación. El cual, le induce, inexplicablemente, a abrazar a la mujer morena, embriagado por un desconcertante sentimiento de gratitud. Y en dicho acto, a modo de compensación, se toma la libertad de dejarse embriagar por el grato aroma que ésta desprende, susurrándole con un sutil pensamiento: “Dame un rumbo y pondré fin a esto” “Gírate, cierra los ojos y corre” Le sugiere Novoa, antes de despegarse de él y, simulando indiferencia, zambullirse en el mar de hostilidad que le retiene.

Ahora, más que nunca, comprende los motivos por los que Madre le mantenía apartado en su refugió. Es tarde para arrepentimientos. Tomó una decisión, y muy a su pesar, ha de ser consecuente con ella. Viendo, que las atónitas y encolerizadas mujeres tardan en salir del asombro que las paraliza, se da la vuelta y echa a correr lo más rápido que puede en la dirección aconsejada. Mientras, sus despóticas observadoras, incapaces de reaccionar ante lo que consideran un acontecimiento inimaginable, se limitan a gritar histéricas apartándose de él por miedo a ser rosadas.
Así, nuestro desafortunado personaje, corre a ciegas sin obstáculos, en línea recta, hasta colisionar con un barandal, sobre el que se deja caer, precipitándose consecuentemente al vacío.


Ilustración ©MarcoASantanaS
No dudes en comunicarme cualquier error que halles en mi escritura. Toda contribución a mi cruzada será bien recibida.

Safe Creative #1302164603356
yrunay@gmail.com © Marco Antonio Santana Suárez



lunes, 4 de febrero de 2013

KO Por Aburrimiento


Este es el fin de mis diferencias con el Facebook, os cuento. Como expliqué en mi ultima entrada a este blog, he transformado mi cuenta de perfil personal de Facebook en “página personal” porque me estaba dando problemas y no quería perder el contacto con ustedes. El objetivo, desde un punto de vista general, se cumplió, no sin algunas bajas. No obstante, ahora estoy y no estoy en el Facebook, y os diré porqué. Resulta que no tengo un perfil personal en la citada red social, solo dos páginas personales. Si éstas no están asociadas a un perfil, pierdo el privilegio de acceder al muro principal, lugar al que van a parar todas las cosas que compartís. Por si no lo sabíais, “las páginas” no tienen acceso a vuestra información personal. Yo no puedo ver más, de lo que se ve, en un perfil, cuando éste, no te ha aceptado como amigo. No sé si me estoy explicando bien, el caso, es que ahora no soy persona, soy entidad, y las entidades no tienen amigos, tienen seguidores. No puedo pedir amistad, ni unirme a grupos, ni seguir a otras páginas. Las entidades no hacen eso, son las personas las que tienen esos intereses. Para resolver dicha anomalía, me lance, el pasado viernes, a crear una nueva cuenta personal sin saber lo que se cernía sobre mí.

Ilustración ©MarcoASantanaS
Ahí estaba yo, alegremente, rellenando mis datos, asociando mis páginas personales, solicitando ser aceptado en los grupos, en los que, en un tiempo, estuve aceptado, y que, casualmente, pude recuperar. Seleccionando “me gusta” en todas las páginas que contuvieran información de mi interés y solicitándoos nuevamente amistad, para recuperar la cercanía actualmente perdida. En fin, que la tarde transcurrió relajada, cliqueándo aquí y allá, hasta que, una vez, el perfil, empezó a tomar forma, me animé a compartir mi última entrada de este blog, en los grupos, que tan generosamente, ya me habían vuelto a aceptar.

Ilustración ©MarcoASantanaS
Mala idea amigos. Tan pronto empecé a compartir, las malditas ventanas emergentes, volvieron a resurgir, invadiendo mi pantalla como los helicópteros de Apocalipsis nao de Francis Ford Coppola invadían el cielo del Vietnam, con los épicos acordes de fondo, de La Cabalgata de las Valquirias, de Richard Wagner.

Ilustración ©MarcoASantanaS
Bombardeando, en cuestión de segundos, mi titánico esfuerzo por recuperar lo que una vez tuve, y bloqueando, a cal y canto, la nueva cuenta, hasta que supere una especie de endiablado test, en el que me van mostrando fotos de mis contactos, a ver si puedo reconocerlos a todos. Una tarea sencilla, si tienes un grupo reducido de amigos, pero, si por el contrario, tus contactos son quinientos o seiscientos, y muchos de ellos, son entidades sin animo de lucro, que usan un perfil personal, en vez de una página, para estar en contacto con los que les apoyan, o son personas, que prefieren no mostrar retratos suyos en la red, pero si comparten fotos de eventos en los que han estado o participado, la tarea se vuelve terriblemente complicada.

Vamos a ver, no nos engañemos, aunque el Facebook venda la idílica idea de que fue concebido para que familiares y amigos estuvieran en contacto, y aunque empezáramos abriendo una cuenta en él con dicha finalidad, al final, todos, hemos acabado haciendo amistad con personas estupendas, que están fuera de esa idea, conscientes, de que si no fuera por estos medios, nunca hubiésemos podido conocerlas. Diría más, una vez pasada la emoción inicial de reencontrar a los viejos amigos y parientes, la vida continua justo donde la habíamos dejado, y por más que los tengamos fichados, en una especie de álbum de cromos, no tratamos con ellos más de lo que ya lo hacíamos antes de reencontrarlos en el Face. Porque la vida no se detiene, sigue su curso, y aunque compartir momentos extraordinarios con ellos, fue una experiencia enriquecedora, es algo que, por circunstancias de la vida, difícilmente se va a volver a repetir. Simplemente, porque ya no somos los que éramos, podrán surgir nuevos encuentros, indudablemente, pero no serán aquellos encuentros. Probablemente, los nuevos, solo sirvan para recordar, en una charla distendida, lo buenos que fueron los pasados. Sin embargo, las amistades nuevas surgidas en dicho medio, abren un inmenso abanico de posibilidades, que nos mantienen expectantes he ilusionados, porque la necesidad de sociabilizar del ser humano no tiene limites.

Pues lo dicho, que me han bloqueado la nueva cuenta, y que gracias a mis páginas, aun puedo dejar mis entradas para que, el que guste, las lea. No creo que vuelva a crear perfil alguno en este medio, me conformo con lo que tengo, este tema me tiene aburrido. No me puedo permitir el lujo de perder mi valioso tiempo abriendo nuevas cuentas para que luego mes las bloqueen. Os aseguro, que no ha habido mala fe en mi deseo de compartir. No obstante, el sistema del Face no lo ve así, para él, solo soy un spam al que ha de cortarle las alas. Hay quien me asegura, que probablemente, alguien se ha sentido incomodo con mi comportamiento y me ha denunciado al Face, cosa que me cuesta creer, dada la inocuidad de mis envíos.

Entré, a regaña dientes, en Facebook, porque vivo lejos de la familia y ésta insistió en ello. Pero es posible, si las cosas no se tuercen, que vuelva a mi lugar de origen, a lo largo de este año. En consecuencia, la razón principal por la que entré, desaparece, y viendo como se está poniendo el patio, quedarme, me acarrea más molestias que beneficios.

Soy una persona pragmática, lo que no me es útil, no me interesa. Así de simple. No voy a entrar en una batalla campal con Facebook por no dejarme compartir a mis anchas. Facebook no es Internet, la red de redes es algo más que eso. El Face, solo es el Pup o Bar al que ibas a tomarte las birras hasta que les dio por subir el precio. Hoy está de moda y mañana no, como ha sucedido con tantas Web que ofrecían servicios parecidos. Nada es eterno. Las personas maravillosas que he conocido en él, no son de su propiedad. Igual que nos encontrábamos en él, nos podemos encontrar en cualquier otro sitio. El ciberespacio es inmenso, si aquí se ponen tontos, a otra cosa mariposa, que la vida está llena de curiosidades dignas de ser investigadas.

Dejo claro, que no voy ha cancelar mis páginas de FaceBook, como ya he dicho, me conformo con lo que ahora tengo. Mantendré el contacto con los que me seguís por ese medio hasta que os aburráis de mí.

Os estoy enormemente agradecido por aceptarme y soportarme estos años. Eso dice mucho en favor vuestro. He tenido la fortuna de topar con un montón de buena gente. No tenéis porque seguirme, si no lo deseáis, no soy el gurú de nadie, pero si en algún momento echáis en falta a este navegante, ya sabéis donde encontrarme.

Siempre he tenido claro, que lo mío, no es navegar en una charca. ¿A dónde creéis que iría a parar mi botella en un espacio tan reducido?... Os aseguro, que de la otra orilla no pasaría. Flotaría, sin más, hasta la llegada de la temporada de sequías. En las que el sol, inclemente y castigador, evaporaría el agua, haciéndola encallar en el lodo ponzoñoso. Donde el calor azotador eliminaría hasta la más minima partícula de humedad. Brindándole, un entorno reseco y agrietado, en el que, sumida en el abandono, se fosilizaría en el polvoriento mar de los tiempos.

No, yo necesito espacios abiertos, donde la brisa me golpee la cara, las olas salpiquen mi ropa y las corrientes transporten mi vehiculo inusual a confines insospechados. No creo en la cascada del fin del mundo, creo en los horizontes sin límites. Con la brújula siempre señalando hacia las puestas de sol, con el timón siempre en pos de su luz, con la popa siempre abrazada por su calor. Porque, amigos míos, yo soy un hombre en una botella, no un pez en una pecera.

Bon voyage, mes amis.

Ilustración ©MarcoASantanaS
No dudes en comunicarme cualquier error que halles en mi escritura. Toda contribución a mi cruzada será bien recibida.