Acerca De Mí

 “Soy un despistado avispado. Un desmemoriado que recuerda sólo lo que le llama la atención. Un inculto enamorado de la cultura. Así, podría seguir y seguir definiendo esa especie de disfunción “defecto-virtud” que anida en mi desequilibrado universo interior.
Pero tranquilos, no lo voy ha hacer. Sí, es verdad, soy un desastre, pero siempre llevo el icono de “ Estamos mejorando” pegado en la frente.” Por ello, no temas darme tu opinión sobre lo que publico. No dudes en comunicarme cualquier error que halles en mi escritura. Toda contribución a mi cruzada será bien recibida.

Hay quien nace estrella y hay quien nace estrellado. Yo siempre digo, que en mi caso, nací estrellado, aunque no sea así exactamente.

Cuando mis padres me concibieron, sus intenciones no eran las de tener un hijo, digamos, que soy la consecuencia de un fallo de cálculo de la puesta en practica, de dos novatos, del método Ogíno.
Menudo fiasco se tuvieron que llevar al comprobar que la cosa no había ido como esperaban.
El hecho, es que, una vez asumieron las consecuencias de la citada incursión, mis padres, que ya tenían dos hijos varones, se ilusionaron con la idea de que el nuevo miembro inesperado de la familia fuera la niña que tanto anhelaban.
Pues… ¿qué os puedo decir?... como es obvio, sobra aclarar que ese no fue el caso.
Por último, para rematar la faena, el día que mi madre acudió al Materno con las primeras contracciones, la mandaron de vuelta a casa con el argumento de que se había anticipado al momento; pero, tan pronto llegó a la susodicha, tuvo que salir, nuevamente, de vuelta al Materno. En ese segundo trayecto, en un punto indeterminado entre Los Lentiscos y Las Palmas, en un Taxi a las seis de la madrugada, nací yo; un maravilloso 14 de Octubre del año 1967. Sin ser esperado, sin ser niña y sin llegar al Materno. Bien es cierto, que esa serie de “catastróficas calamidades” no son suficientes para merecer engrosar la lista de los que nacen estrellados, no obstante, nadie podrá negarme que estuve muy cerca de conseguirlo.

Mi nombre es Marco Antonio Santana Suárez y, como no, eso también tiene su historia: Me pusieron ese nombre porque mi padre era un admirador incondicional del trío-histórico-romano César, Marco Antonio y Cleopatra. Mi hermano, un año mayor que yo, se llama César, y a mi hermana (la niña anhelada) que nació un año después, le correspondía el de Cleopatra, pero mi madre se negó en rotundo. - “¡Hasta aquí podíamos llegar!” - Me parece oírle decir cada vez que pienso en ello.

Soy un tipo corriente. Amante de la vida tranquila, la intimidad y la familia. Mi única aspiración en este corto espacio de tiempo que nos toca vivir, es poder compaginar dicho universo afectivo con mis dos grandes pasiones: La música de autor y el diseño gráfico.

Mi lugar de origen es Gran Canaria. Pero si me preguntan de donde soy, diré lleno de orgullo, que soy de las Islas Canarias. Isleño por los cuatro costados, pertenezco a todas ellas. De hecho, a lo largo del nuevo siglo no he hecho otra cosa que saltar de una a otra por cuestiones laborales. Dejando siempre un pedacito de mi corazón en cada una de ellas cuando he tenido que partir. No podría vivir en otro sitio. Cómo prescindir de la eterna compañía de ese maravilloso e inmenso mar. Las pocas veces que he viajado al exterior se me ha hecho raro. Esas calles interminables de Madrid, Barcelona, Londres, Roma; me dan vértigo, me resecan la garganta, me roban el oxigeno. Si es que no hay cosa más bella, que alzar la vista y encontrarse con ese horizonte azul en constante movimiento; lleno de matices vespertinos en consonancia con la bóveda del cielo y sus juegos de nubes multiformes evaporándose y condensándose en un ciclo eterno de magia y color. Porque el mar, es el fin de todos los caminos. El abrazo incondicional de ese amigo con el que siempre te reencuentras.

Me hubiese gustado ser una persona culta, pero, por asares del destino, no lo soy. Sin embargo, me atrae la cultura: El cine, el teatro, la música, la literatura. ¿Cómo resistirse? Todas estas artes nacen para gustar y este humilde seguidor de tales proezas no puede evitar dejarse atrapar por ellas.

Como he comentado, la música de autor y el diseño gráfico son mis dos grandes pasiones. De principios de los 80 a mediados de los 90 hice mis pinitos como cantautor con una buena e inesperada acogida popular. Por otro lado, desde el inicio de 1992 (año en el que obtuve el título de Graduado en Artes Aplicadas, correspondiente a los estudios de la sección de Decoración y Arte publicitario en la especialidad de Dibujo Publicitario) hasta la fecha, he trabajado como Diseñador Gráfico o Freelance en y para distintas empresas del sector; diseñando todo tipo de reclamos publicitarios. En 1995 comencé a compaginar dicha actividad con la enseñanza, impartiendo cursos de Diseño Grafico en academias, para el INFE y a particulares. Y desde el año 2000, a parte de lo expuesto, restauro fotos antiguas.

Me encantan las cafeterías, y si también son pastelería, más que mejor. Lo admito, me chiflan el café y los pastelitos, sobretodo a primera hora de la mañana. No me cuido nada, o sí, depende como se mire. Esos lugares de culto, son mi fuente de inspiración. Para mí, no hay nada más estimulante, que sentarme en una cafetería, con un cafecito, una porción de tarta casera y un blog de notas bajo los primeros rayos de luz de la mañana. Es en esos momentos de sosiego cuando más vuela mi imaginación, dando lugar a cosas como las que comparto en este blog.

Como ven, soy un tipo de lo más corriente. Podría ser vuestro vecino del portal dos. Ese que os da los buenos días cuando os vais a trabajar. O quizá, esa persona con la que coincidís a diario en la cafetería. Quién sabe, quizá nos hayamos cruzado alguna vez en algún sitio sin que nuestras miradas se encontraran. Sea como fuere, y aunque no se haya dado ninguno de estos casos, aquí me tenéis, compartiendo con vosotros todo lo que soy.

Este enlace te ayudará a entenderme mejor: 



Safe Creative #1111300634655
yrunay@gmail.com © Marco Antonio Santana Suárez